En este filme, nos situamos en un vaivén entre lo urbano y lo rural que nace desde el diálogo. Sebastián habla en español y aymara, pero la película se comunica a través del último.